CARTA POBLA DE LA GRANJA --- 6 de juliol de 1611

CARTA POBLA DE LA GRANJA   ---   6 de juliol de 1611

domingo, 1 de agosto de 2010

Història de la Granja (Llibre de Festes 1997)

DATOS HISTÓRICOS SOBRE EL PUEBLO DE LA GRANJA DE LA COSTERA
Alfonso Vila Moreno, Catedrático de Historia

Desde estas páginas queremos dedicar un capí­tulo importante al estudio de la Historia de La Granja, aunque este capítulo se presenta con unos obstáculos casi insalvables, no sólo por la escasez de datos y documentos impresos con los que hasta el momento contamos, sino precisamente, por la sim­plicidad con que los temas eran tratados.

La historia de el pueblo de La Granja de la Cos­tera comienza sus inicios sobre el 1576, y comienza más o menos, como les vamos a relatar a continua­ción, según los datos archivados y registrados en las diferentes instituciones a tal efecto.

Allá por el año 1576, el Ilustre D. Jaime Ferrer, llamado de la Granja, el 21 de julio de 1576 concre­tamente, vendió al Ilustre D. Carlos Sanz, Señor de Annahuir 3 anegadas del Clot de en Jordá, junto a la acequia de la Losa, Río de Montesa. Tierras del lugar de Novelé por los dos lados, con pacto de po­der pasar por ellas a la acequia, y al molino de An­nahuir, y si se gastase esta pudieran pasar otra vez por 65 libras. Según el Archivo del Reino de Valen­cia, en el mismo Archivo y Sección, se encuentran los libros n.º 1890 y 1891 que contienen escrituras, procesos y papeles justificativos y conducentes a los dos censos del lugar de La Granja, en los siglos X-Vll y X-Vlll.

Continua relatándonos la historia que La Granja, fue en principio una casa de labor, y hacia el siglo XV contaba ya con varias edificaciones, siendo de­nominada la Granja de Ferrer, por tener su propie­tario este apellido. Formaba parte de la contribución general de Xátiva. Con la expulsión de los Moriscos en el año 1609 por orden del Rey Felipe III de Austria, el pueblo quedó prácticamente deshabi­tado. Posteriormente el Rey facilitó que los Señores Feudales volvieran a poblar las casas y tierras que habían quedado abandonadas, con nuevos habitan­tes cristianos, siéndole otorgada carta de repobla­ción en 1611 al pueblo de La Granja. Las cartas de repoblación eran los documentos notariales que se redactaban para establecer las condiciones con que se tenían que hacer la nueva repoblación, era un contrato entre el Señor Feudal y los pobladores Cristianos que llegaban al territorio; en ese pacto se establecían las condiciones económicas, sociales y políticas que regirían las relaciones entre el Señor Feudal, el pueblo y sus nuevos habitantes. Por tanto los citados documentos serian los que iban a esta­blecer el punto de partida de la nueva historia del pueblo de La Granja.

Pueblo de la Granja está situado en el terreno denominado La Costera de Ranes, entre el Camino Real de Madrid y el Río Cáñoles: la batían general­mente los vientos del Este y el Oeste; su Clima era templado, con enfermedades comunes, y algunas intermitentes.

Tenía 92 casas que se distribuían en 5 calles y 2 plazas, casa de Ayuntamiento, Cárcel ruinosa, es­cuela de niños a la que concurrían 17, Iglesia parro­quial "San Francisco de Asís", templo de arquitec­tura Corintía y cuya fachada fue construida en 1770 con las piedras del Castillo de Montesa ya derruido, para más tarde construirse el templo allá por el año 1841, también contaba con un cementerio a 6 pasos de la población hacia el Occidente. El término confinaba por el Norte con Rotglá y Torrent de Feno­llet, por el Este con Játiva, por el Sur con Vallés y Ayacor y por el Oeste con Torrella y Llanera: se ex­tendía sobre 112 legua de Norte a Sur y 3/4 de le­gua de Este a Oeste en su Radio se encontraban las Alquerías denominadas de D. Ferrer y de Ferraira. El terreno participaba de secano y huerta; estas se fertilizaban con las abundantes aguas que brotaban en aquellos terrenos conocidos por la Costera de Ranes. Los caminos eran locales y malos: sólo pasa­ba por la parte Occidental a muy corta distancia la Carretera Real de Madrid. El correo se recibía de Játiva por medio de un cartero particular 3 veces por semana. Las Producciones más comunes eran: Trigo, Panizo, Seda, Aceite, Vino, Alubias, Algarro­bas, Frutas y Hortalizas. Y en aquel entonces la In­dustria era solamente la Agrícola. Esto es más o me­nos de lo que hay constancia registrada, de la histo­ria del Pueblo de La Granja de la Costera.

Por otra parte en el municipio de la Granja de la Costera, aunque en un tiempo no muy lejano llegó a tener X vecinos, ac­tualmente cuenta con 387 vecinos residentes en el municipio, de los cuales nos gustaría ha­cer una mención a un par de ellos, en primer lugar queremos refe­rírnos a la persona más anciana que ayer mismo cumplió ni más ni menos que 97 años de edad, siendo exactamente su fecha de nacimiento el 30 de septiembre de 1900 y nos estamos refiriendo naturalmente al Sr. Bautis­ta Martínez Vicedo, vecino de la Granja, y gran se­guidor de los ensayos y conciertos de la Banda de Música de la Localidad, y en segundo lugar quere­mos referirnos a la persona más joven, teniendo apenas X meses de edad y siendo esta la niña María Fenollar Mompó. Con este pequeño comentario he­mos querido expresarles a Ustedes las dos personas que están representando actualmente el pasado y el presente de el pueblo de La Granja de la Costera. Señalar también que hay X personas que están censadas en el municipio, pero que no viven en él, pero que de alguna manera, quieren mantener un vínculo y una relación, con su pueblo.

También hay que hacer una mención especial a un hecho, que como hemos podido comprobar con el pasar de los años, sin ninguna duda, iba a marcar la vida de este pueblo, para siempre, hace ya 127 años, es decir allá por el 1870, en los meses de julio y agosto de 1865, una terrible enfermedad llamada peste, iba sembrando desgracia y muertes a su paso por nuestras tierras. El pueblo de La Granja de la Costera, por desgracia no pudo librarse y padeció también como no, los efectos tan malignos de esta gran epidemia de peste que fue traída desde Marse­lla, llegando por mar a Valencia, y extendiéndose más tarde a lo largo y ancho de toda España.

Los vecinos del pueblo, grandes devotos del "Pare Sant Francesc", se aclamaron a él, con la es­peranza y la seguridad de alcanzar el remedio para semejante mal. Por tal motivo decidieron sacar en procesión por todas las calles del pueblo la imagen del patrón, San Francisco de Asís. Y a partir del 10 de agosto como si de un milagro de este se tratara, cesó de repente la peste y nadie más se murió de di­cha enfermedad. Por tal motivo el pueblo de La Granja de la Costera, en señal de agradecimiento a su patrón, hizo la promesa de celebrar todos los años el día 10 de agosto, día de rogativas, en acción de gracias por su libe­ración y salvación de la peste. Incluso com­poniéndole un himno en su honor en señal de gratitud, y una de sus partes dice así:

Al diezmar este pueblo la peste
y ex­tender por doquier el terror,
es Francisco de Asís quien la vence
y destierra del pecho el do­lor,
al ceder por completo la peste
reconoce La Granja el favor,
aclamado al llagado de avernia
por Patrón y su fíel Protector

De estos acontecimientos no hay documentos es­critos, pero hay una fuerte tradición viva, que va pasando de padres a hijos, y que no olvidan estos he­chos que están muy marcados y enraizados en la vi­da de este pueblo. De ahí que al llegar el día 10 de agosto, todo hijo de La Granja y también los veci­nos de los pueblos cercanos se sienten llamados a acudir a Misa y a la Procesión, para así, agradecer un año más los favores recibidos, de una manera es­pecial por la liberación de la peste. Y al concluir la procesión, es costumbre el llevarse consigo una ra­ma de albahaca, con las que va adornada la imagen del Pare Sant Fransesc, para guardarla en su casa, para algunos como signo de liberación y purifica­ción, para otros como una especie de talismán para que les de salud y felicidad.

Alfonso Vila Moreno
Catedrático de Historia


"El Ilustre D. Jayme Ferrer, llamado de la Gran­ja, en 21 julio 1576 vende al Ilustre D. Carlos Sanz, Señor de Annahuir 3 hanegadas (emphiteusís nues­tra)[1] del clot de en Jordá, junto a la acequia de la Losa, Río de Montesa, tierras del lugar de Novelé por dos lados, francas, con pacto de poder passar por ellas la acequia al molino de Annahuir, y si se gastasse pueda passar otra por 65 libras".

"Si no han cuydado de conservar señoría, por ser acequia, puede recobrarse".

Archivo del Reino, Valencia;
Clero 1730, fol. 271,

En el mismo archivo y sección se encuentran los libros nº. 1890 y 1891 (siglos XVII y XVIII) que contienen "Libro de escrituras, Procesos y Papeles justificativos y conducentes a los dos censos del lu­gar de la Granja, de capital uno de 1000 libras, per­tenecientes al Convento de S. Cristóbal de las mon­jas agustinas de Valencia".

"GRANJA (LA) Lugar con ayuntamiento, de la provincia, audiencia terrítorial, capitanía general y diócesis de Valencia (9 leguas), partido judicial y ad­ministración de rentas de Játiva (1 legua). Situado en el terreno denominado la Costera de Ranes, en­tre el Camino real de Madrid y el río Cáñolas: le baten generalmente los vientos del Este y Oeste; Su clima es templado y las enfermedades más comunes algunas intermitentes.
Tiene 92 casas que se distribuyen en 5 calles y 2 plazas, casa de ayuntamiento, cárcel ruinosa, escue­la de niños a la que concurren 17, dotada con 1000 reales, iglesia parroquias (San Francisco de Asís) aneja a la de Vallés, que dista 1/4 de legua y un ce­menterio a 6 pasos de la población hacía el Occi­dente. El término confina por el Norte con los de Rotglá y Torrent de Fenollet, Este Játiva, Sur Vallés y Ayacor y Oeste Torrella y 1,lanera: se extiende so­bre 112 legua de Norte a Sur y 3/4 de Este a Oeste. En su radio se encuentran las alquerías denomina­das del Dr. Ferrer y de Ferraira. El terreno participa de secano y huerta; ésta se fertiliza con las abundan­tes aguas que brotan en aquel terreno conocido por la Costera de Ranes. Los caminos son locales y ma­los: sólo por la parte occidental pasa a muy corta distancia la carretera real de Madrid. El correo se recibe de Játiva por medio de un cartero particular 3 veces a la semana. Producciones: Trigo, panizo, seda, aceite, vino, alubias, algarrobas, frutas y horta­lizas. Industria: la agrícola. Población, riqueza y contribución: con Vallés. Nuestro corresponsal le da a éste pueblo 112 vecinos (que equivalen a) 387 almas"[2].

[1] Se refiere al convento de la Merced de Xátiva
[2] Vecino es el equivalente (para la contribución) al cabeza de familia y se suele computar dernográficamente por 45 almas, o sea personas. En este caso la equivalencia es notablemente menor (3'4).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada